Coronavirus: el 21 por ciento de los contagios en Rosario son de profesionales de la salud

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

La semana pasada un médico del servicio de terapia intensiva del Sanatorio Parque y del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies) de Rosario contó en redes sociales que había dado positivo en el hisopado de coronavirus Covid-19. Su descargo no era para contar que había contraído el virus que es pandemia en el mundo, sino que buscaba aclarar que el contagio había sido en el trabajo y que su novia, que es médica en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez, también había dado positivo. Los dos forman parte de los 96 casos confirmados hasta este domingo en la ciudad, ella por contacto estrecho y él por exposición en sus tareas laborales. Del total de personas infectadas, hay 20 profesionales de la salud en Rosario que tienen el virus por estar en exposición en su lugar de trabajo a un posible contacto con casos confirmados. Representan el 21% de los casos. El resto se divide en un 46% de importados, 29% de contacto estrecho y 4% de circulación comunitaria. A nivel nacional hay más de 400 profesionales de la salud contagiados.

Los datos de Rosario surgen de las estadísticas que elabora la mesa de información permanente de la Secretaría de Salud municipal a partir del Sistema de Información Sanitaria Argentino (Sisa) e informes con indicadores propios. “Así como el municipio reacomodó su estructura y formó el comité de riesgo, en la Secretaría también desdibujamos la estructura tradicional e hicimos esta mesa de ayuda permanente para la pandemia que produce información con enlace horizontal y vertical a todas las áreas para que aporten datos. Esta mesa brinda información actualizada y dinámica que permite adaptar las decisiones, probar y desarrollar modelos predictivos. Sirve para que los distintos sectores puedan tomar decisiones con conocimiento”, explicó a El Ciudadano la subsecretaria de Salud, Silvia Marmiroli.

Según la funcionaria, la clasificación de los casos abarca 4 grupos: importados (46%), contacto estrecho (29%), trabajadores y trabajadoras de la salud (21%) y circulación comunitaria (4%). Las y los profesionales de la salud son contados como tales cuando el contagio es por haber estado en contacto con un posible caso en el trabajo. Por eso, el médico del Sanatorio Parque y del Sies forma parte de ese número. Su novia, la médica del Heca, no. Ella es contabilizada como contacto estrecho porque se contagió de él y no trabajando.

“Hasta ahora no tenemos circulación intrahospitalaria pero es difícil saberlo a ciencia cierta por los asintomáticos”, agregó.

Cómo es a nivel nacional

Hasta este sábado había en Argentina 431 profesionales con diagnóstico positivo de Covid-19 en la Argentina. Representaban el 15% de las personas que se registran en el país, que para ese día fueron 2.839 en total. El último reporte de este domingo sumó 102 casos. Desde el Ministerio de Salud nacional, estimaron que del total de profesionales contagiadas y contagiados, 130 fueron por contacto relacionado a la atención de pacientes o por trabajar en lugares donde hay personas internadas por coronavirus. Representan el 4,5% del total. El promedio de contagios de profesionales de la salud en el mundo es del 10 por ciento

La mayoría no es de riesgo

Marmiroli explicó que de los casos confirmados hasta el domingo 19 de abril, la mayoría eran personas de entre 30 y 59 años, es decir, que no pertenecen al grupo de mayor riesgo. La mayor parte son varones. Hasta el momento hay 5 personas internadas en los sanatorios Parque, Los Alerces y el Hospital Carrasco, que fue acondicionado para recibir los casos del sector público. El resto cumple con el aislamiento en sus casas. Además, hay 14 personas recuperadas, que hoy no tienen síntomas y dieron negativo en dos pruebas. “Hasta el domingo sumamos 1.469 notificaciones y se descartaron 1.295. Quedan 78 sospechosos a la espera del hisopado”, agregó

Sobre la distribución, la subsecretaria de Salud dijo que casi un 50 por ciento de los casos son del distrito Centro. Le siguen los distritos Norte y Sur con 16 por ciento cada uno. El resto se divide en los tres distritos restantes. “Los distritos noroeste y sudoeste son los que tienen los barrios más carenciados o con condiciones de hacinamiento. Hasta el momento no hay brotes ni muchos casos. En los que hay, se hacen visitas domiciliarias y control de febriles para ver la evolución”, explicó. En este sentido, el gobierno municipal acondicionó el Hipódromo Independencia para recibir a 1.200 personas con síntomas leves que no puedan hacer la cuarentena en sus casas.

Los casos importados provienen en un 20,9% de Brasil, 18,6% de España, 18% de Colombia, 14% de EEUU, 9,3% del Reino Unido, y el resto en menores porcentajes de Chile, México, Ecuador, Perú, República Dominicana, Italia y Francia.

Camas críticas

Uno de los temas que más se discute cuando se habla de coronavirus es cómo los sistemas de salud pueden anticiparse para evitar un colapso ante un brote masivo del virus. Es que uno de los grandes problemas ante una saturación del sistema de salud es la cantidad de camas críticas con respiradores disponibles. En Rosario hay alrededor de 400 camas de este tipo entre los sectores público y privado. Alrededor de 100 son de la salud pública. Desde el Municipio trabajan en duplicar esa capacidad

“De la distribución de respiradores de Nación llegaron 5 a Rosario, que aumentan un 25 por ciento la capacidad del Heca. Vamos a ir aumentando la cantidad de camas a medida que adquiramos equipamiento. También están los respiradores de la Universidad Nacional de Rosario que han sido aprobados y que se están entregando tanto en el sector privado como el público. Además, estamos capacitando a las y los trabajadores y entrevistando a personal nuevo. Hay muchos voluntarios que se sumaron. El distanciamiento es apostar a que no lleguen todos los pacientes juntos y se vayan liberando los respiradores”, explicó Marmiroli.

Otra de las líneas para reforzar el sistema sanitario de la ciudad fue acondicionar los 80 centros de salud y los hospitales para que tengan separada la atención de personas con Covid-19, tanto en la entrada como en la circulación en el interior. En otro sector  se garantiza la atención del resto de los problemas de salud. De esta manera, no sólo se previene el contagio sino que se sigue garantizando la atención de otras patologías. “Hasta ahora el Carrasco es el lugar acondicionado para recibir primero a pacientes en condición crítica. Pero el Heca, el Alberdi y el Roque también están divididos con sector Covid-19 y se van a ir habilitando a medida que sea necesario”, agregó la funcionaria.

Curvas cambiantes

La mesa de información arma curvas predictivas y de febriles para que el sistema de salud pueda estar preparado ante distintos escenarios. Pero esas curvas, explicó Marmironi, cambian. “Tenemos un amesetamiento de los casos y van apareciendo muy pocos por día. Al principio teníamos una progresión y nos daba que iba a haber un mayor número para fines de abril y mayo. Pero esas curvas cambiaron y hay que hacer modelos nuevos todo el tiempo. Se vienen usando los de otros países pero también hacemos propios, porque en Argentina estamos logrando otros números. El aislamiento ha modificado las curvas. Cuando se empiece a abrir la cuarentena tenemos que ver qué sucede”, dijo la subsecretaria

“Si no respetamos quedarse en casa, lavarnos las manos, sacarnos la ropa cuando volvemos, usar mascarilla cuando salimos, vamos a estar en una situación más compleja. Las actividades se tienen que liberar progresivamente y el distanciamiento en los lugares públicos tiene que ser muy riguroso porque el tema son los asintomáticos. Tenemos un virus que es muy contagioso, como todos los respiratorios, y hay que extremar los cuidados”, concluyó Marmironi.

FUENTE: elciudadanoweb.com

MÁS DE santa fe